Portada

La Pintura

Otros textos

            La pintura ya existe en las sociedades humanas en los finales de la civilización paleolítica - contemporánea del último período glacial -, es decir, entre los 10.000 y los 30.000 años a.C. 

                                               ARTE  RUPESTRE

                Su primera expresión es el arte rupestre, muy extendido por diversas zonas, pero, pre- ferentemente, en áreas euro-africanas, desde Dordoña a Natal pasando por el Levante español. Las más célebres pinturas rupestres están en las grutas de Lascaux, en Francia, y Altamira, en Santander, España.

                El hombre, entonces, vivía como cazador y recolector; por eso, sus pinturas son solo ilustraciones de animales. Estas pinturas están muy bien realizadas, con trazos vigorosos y perfec- ción de detalles, así fueran ejecutadas con el dedo, el buril o el pincel. Solo utilizaban colores minerales: ocre amarillo, ocre rojo y negro.

                                                ARTE EGIPCIO

                A comienzos del III milenio a.C, los egipcios ya habían alcanzado un estilo, utilizando la policromía y con dibujos en los que las formas están muy bien logradas. El ser humano es pintado como un retrato de carácter psicológico porque se trataba de ilustrar, desde su tumba, cómo había sido el personaje en vida y le erigían una estatua para prolongar el recuerdo del difunto. Utilizaban alto relieve y/o grabados.

                Si el Sol era el ser supremo, era lógico introducir su luz bienhechora: en sus trabajos, todo era iluminado; además, por sus formas y colores, trataban de acercarse a la realidad del personaje. Por eso, decoraban sus templos y tumbas funerarias, como si el ser que pintaban pudiera seguir comportándose como solía hacerlo cuando estaba vivo.

                Muchas veces, antes de pintar aplicaban revoques capaces de mantener en mejores condiciones la madera y el granito, debido a la porosidad de las paredes.

                                        ARTE ETRUSCO

                Los etruscos tenían el hábito de enterrar a sus muertos en verdaderas cámaras mortuo- rias, sólidamente construidas y bien aisladas del exterior. Por eso, pese a que el tiempo ha des- truido miles, se han encontrado cientos de ellas, gracias a lo cual es una pintura que se conoce bastante bien. Es notoria la influencia inicial de Oriente y, más tarde, la de los griegos, pero los etruscos aportaron una imaginación diferente, componiendo y extendiendo las escenas ilustrativas a todas las paredes de las tumbas. Los temas que más utilizaban se referían a lo deportes, a las escenas de caza o a ilustraciones de danzas.

                                        ARTE GRIEGO

                    Los griegos abarcaron horizontes más amplios, aunque casi íntegramente dedicados a la representación del hombre, pintando solo detalles de animales y paisajes. Pero, al sufrir las invasiones de los pueblos del norte, su arte se hizo puramente abstracto por espacio de 2 siglos. Al llegar el año 800 a.C., reaparece la figura humana, aunque los primeros modelos eran ejecutados con espíritu geométrico. De ésa época, solo conocemos las ilustraciones en los vasos de los orfebres, que ya se habían alejado de lo geométrico. Los artistas al recibir las influencias de Oriente, aprendieron a dibujar formas vivas, en tamaño natural, perfeccionando los trazos en una búsqueda de la perspectiva y de la tercera dimensión.

                                        ARTE ROMANO

                    Los restos de frescos rescatados de las ruinas de Herculano y Pompeya, demues- tran que el arte romano era una prolongación de lo griego, aunque influidos por los etruscos, que eran sus vecinos. Aparte de hacer uso abundante de los colores, los artistas romanos, se espe- cializaron en el retrato de los ciudadanos, que hoy llamaríamos de clase media, debido a que las esculturas en mármol solo podían costearlas los más adinerados. Así, seguían los senderos señalados siglos antes por los egipcios, que pintaban retratos funerarios. Todavía, hoy, en muchos países de Occidente pueden verse algunas tumbas ilustradas con fotografías.

                                       ARTE BIZANTINO

                    Es el arte asumido en el Estado cristiano, que va desde el año 300 hasta el 1453 y que se extiende por el Oriente Medio, los Balcanes, Italia y Rusia, constituyendo una prolonga- ción de lo griego y romano. Pero, sus creaciones debieron sufrir las destrucciones que realizaron los iconoclastas hasta que en el 842 se reconoció el valor sagrado de las imágenes simbólicas del cristianismo y se estableció un orden de importancia de los personajes que se ilustraban, encabe- zándolos con Cristo. Esta forma del arte bizantino, se perpetúa en las iglesias griegas, yugoslavas, búlgaras, rumanas, georgianas y rusas, con los iconos en un lugar destacadísimo.