Portada  Otros textos

      ANATOMÍA = SECCIONAR

    No todas las personas están dispuestas a aceptar o a pensar que su organismo es un verdadero laboratorio, ni que el funcionamiento de los mecanismos de su cuerpo, a cada instante, incluso mientras el individuo duerme, trabajan sin descansar.

     Harvey descubrió cómo circulaba la sangre, calculó y estableció que el corazón de una persona, cada veinte minutos, bombea toda la sangre que posee el organismo.

    El hombre primitivo, para alimentarse, trozaba los animales y, seguramente, pudo distinguir los grandes órganos como el corazón, los pulmones, los riñones, los intestinos, el estómago y el cerebro. (En la cocina actual se aderezan o aliñan sesos de animales).Ya en sus agrupaciones iniciales, los hombres crearon ritos, que consistían en el sacrificio de animales o aves para satisfacer a sus dioses, aunque también los utilizaban para predecir la disposición de los hados. Hay pruebas de que estas prácticas se realizaban 2.000 años a.C.

        Los griegos utilizaron la palabra anatomía=seccionar, porque disecaban aves y animales y, a veces, cadáveres humanos para aprender cómo eran los cuerpos.      Ahora nos parece increíble que Alcmameón, unos 500 años a.C., hubiera sido capaz de describir el nervio óptico y la trompa de Eustaquio, pero, además, los sabios griegos tenían conocimientos muy adelantados sobre el cerebro, los nervios y los vasos sanguíneos. El sabio más importante, en este aspecto, fue Galeno. Las teorías formuladas por él sobre el cuerpo humano, tuvieron fuerza de ley durante más de 15 siglos. La Ciencia, en éste como en tantos otros campos del saber, encontró una barrera insalvable en la Religión, opuesta a la anatomía, es decir, a la disección de cadáveres.

        En el siglo XVI, Vesalio corrigió muchos errores de Galeno al publicar su obra Corporis Fabrica; pero, también él, debió esperar hasta Harvey, contemporáneo de Galileo, para que fructificaran sus teorías, aunque Harvey se interesó en forma especial por nuestro líquido vital, la sangre. Se sabía que existían dos clases de vasos sanguíneos, las venas y las arterias. Las arterias estaban vacías de sangre en los cadáveres y, por esta razón, Praxágoras, les dio ese nombre griego que significa "transporto aire".Galeno sostenía que, en los seres vivos, estos vasos transportaban la sangre, pero también afirmaba que la sangre siempre circulaba en una misma dirección. Es decir, no explicaba porqué la sangre no era bloqueada por las paredes del corazón. Esto lo llevó a pensar que existían orificios de comunicación.

        Harvey demostró que cada mitad del corazón estaba dividida en dos cámaras, separadas por una válvula para permitir que la sangre solo fluyera de la cámara superior (aurícula) a la inferior (ventrículo). De ahí era bombeada a los vasos sanguíneos, que partían del ventrículo siempre en una misma dirección. Además, probó que eran las arterias las transportadoras de la sangre a la periferia, y que la sangre volvía al corazón por medio de las venas. Pero, Harvey también dejó un problema sin resolver: Cómo pasaba la sangre de las venas a las arterias?

        Malpighi lo resolvió observando los tejidos pulmonares de una rana, con un primitivo microscopio: vio que existían unos finísimos vasos de trasvase y porque eran tan finos los llamó vasos capilares.