Portada 

La fuerza motriz del calor
Otros Textos



                       


Nicolás Sadi Carnot, hijo de un general francés revolucionario, ingresó a la Escuela Poitécnica y en 1827 era capitán de ingenieros, pero dimitió del cargo por motivos políticos. En 1824, Carnor hizo un estudio del calor y del movimiento de éste, desde un punto de vista práctico. un trabajo titulado "Reflexiones sobre la fuerza motriz del calor", que, como ha sucedido y sucederá en los trabajos científico, despertó poco interés en el medio y fue aparentemente olvidado. Debieron transcurrir 25 años para que fuera resucitado y se reconociera la importancia su idea creadora, vital para el desarrollo de la termodinámica.


En la introducción a su trabajo, Carnot hizo notar que las trepidantes máquinas de vapor de su tiempo se habían hecho de importancia vital para la industrialización del. mundo, entonces en rápido desarrollo. Hizo observar que su eficiencia había mejorado gracias a diversas modificaciones de diseño, y se propuso determinar hasta dónde podía continuar tal mejora.


"Con frecuencia ha sido planteada la pregunta - dijo - de si la fuerza motriz del calor es ilimitada, de si los posibles perfeccionamientos de las máquinas de vapor tienen un límite que la naturaleza de las cosas no permitirá que sea superado por medio alguno, o bien si, por el contrario, esos perfeccionamientos pueden ser llevados a cabo indefinidamente."


Carnor, en su obra, exponía el segundo principio de la termodinámica, hoy conocido como principio Carnot y describe la máquina térmica ideal que realiza el llamado ciclo de Carnot. Calculó, también , aunque no con exactitud el equivalente mecánico del calor.