Portada

La personalidad de Isaac Newton

Otros textos

 

Después que en la Europa occidental, hace aproximadamente 200 años, los espíritus más despiertos del Renacimiento, Nicolás de Cusa, Copérnico, Kepler, Galileo, impulsaron la ciencia el moderno principio de que la ciencia sólo llegue hasta el punto en que todo lo cognoscible está expresado por fórmulas matemáticas, después de lo cual no queda nada por investigar, pero en ese llegó Newton, quien no era de ningún modo, como reza su epitafio, "una gloria de la Humanidad"; por el contrario, Newton, pertenece a esos genios relativamente raros que no han cultivado en absoluto su talento; es lo contrario de Goethe, quien por este motivo le odió profundamente.


Newton, era un tipo estrafalario, refractario a todas las alegrías de la vida, frío, sin la menor aventura en su larga existencia; un hombre que no comió con placer una sola vez, sino que se sumergía con obstinación de la mañana a la noche en sus problemas, que desgraciadamente eran de una clase rara vez provechosa, ya que desperdiciaba el 70% de su energía en estudios cabalísticos y en el esfuerzo extravagante de calcular la fecha de los acontecimientos bíblicos, hasta el punto de que, según se dice, dejó más de millón y medio de palabras y cifras en diez mil fichas garrapateadas. Sólo se ocupaba esporádicamente de los problemas científicos, y dice de sí mismo que solamente se entregó con verdadero celo a la ciencia, y luego nunca más, durante los 18 meses que tuvo que permanecer en la granja de su madre cuando era estudiante, durante la peste de Londres. Las invitaciones ocasionales para que se ocupase de problemas científicos las recibía, según manifiesta, repetidamente, como una especie de molestia.

A pesar de esto, y precisamente a causa de su genialidad única, ha dejado una serie de trabajos y escritos que constituyen lo más importante que nos ha transmitido la historia de la física, y se le ensalza justamente como el padre de la física moderna, como el creador de la imagen clásica del mundo y el fundador de la mecánica universal. Cada frase que escribió es verdaderamente clásica por la claridad de la expresión, la belleza del estilo, completamente antigua, y la agudeza cristalina con que enfoca el problema, y, según la opinión de los pocos que pueden seguir sus cálculos extraordinariamente difíciles, éstos también constituyen obras maestras.


La anormalidad de su carácter se demuestra, además, en su temor a los plagios y controversias, completamente impropio de su genio, por lo que redactó sus trabajos de un modo muy difícil .para que sus adversarios no pudieran entenderlos. Newton es a la física lo que Homero a la epopeya, .Shakespeare al drama y Bach a la música.


El muchacho de veintidós años recluido durante la peste en la granja de su madre creó allí el cálculo integral y diferencial, es decir, el método para calcular los movimientos variados, como el de la caída de una piedra, dividiéndolos en partes infinitamente pequeñas. Las meditaciones acerca de la caída de una manzana le llevaron al concepto de centro de gravedad, lo que no es una leyenda, como se piensa con frecuencia, sino que él mismo lo ha relatado. Con ello encontró el punto de Arquímedes para abordar el problema de la atracción, en cuya busca se afanaron en vano sus contemporáneos. Newton no es el descubridor del peso ni el creador de la ley de la gravitación, pero al introducir el concepto de centro de gravedad fue el primero que pudo establecer cálculos exactos, con lo que descubrió que la fuerza de atracción es efectivamente, como se sospechaba, la forma de la energía que sostiene y mueve los astros en el espacio. Gracias a esta idea, que demostró matemáticamente en ejemplos concretos, creó, como él mismo manifestaba orgullosamente, "The Frame of the System of the Worid" y unió, lo que es otra hazaña genial, todas las masas, desde las piedras a las estrellas, en un todo ligado por la gravitación: el universo. El concepto del mundo, con el que trabajamos hoy día como si fuera algo evidente, es una creación de Newton.


Según las concepciones de Newton el mundo es un espacio vacío, infinito, en el que se mueven los cuerpos compuestos de átomos invariables. Estos átomos como sillares del mundo son eternos e indestructibles. Los cuerpos están movidos por fuerzas, que siguen las leyes naturales. El espacio vacío, los átomos, las fuerzas y las .leyes naturales son los cuatro conceptos fundamentales sobre los que está concebida la imagen del mundo de Newton. La creación de estos conceptos, la elaboración de un método matemático para trabajar con ellos, el cálculo de igualdades que expresan por medio de fórmulas los conceptos de masa, distancia, atracción, movimiento, y la concepción de un Universo único, con ayuda de estos conceptos y fórmulas: he aquí los servicios de Newton. De este modo es el creador de la imagen del mundo sencilla, clara, matemática y mecanicista que llamamos moderna, y ha proporcionado al mismo tiempo una victoria indiscutible al método exacto de trabajo. Se trata de una obra semejante a la de Aristóteles, quien creó la ciencia europea gracias a la primera recopilación y clasificación de los fenómenos naturales.


Durante 200 años se ha trabajado con estos conceptos y métodos matemáticos de Newton y gracias a ellos se ha conseguido el triunfo de la ciencia y la técnica modernas y se ha llegado a la altura de nuestro pensamiento actual y más todavía, pues todo progreso lleva en sí mismo el germen de la superación