Portada

NO TODO LO QUE RELUCE ES ORO

Otros textos

Carl Sagan, casi al terminar el siglo XX, escribió que, la Tierra, hace 10.000 años alimentaba a 10 millones de habitantes y que la revolución verde de nuestros años ha hecho factible que el planeta alimente a una población de 6.000 millones de habitantes. Este tema, en los años 70, fue una preocupación del ingeniero norteamericano Jay Ferrester, quien planteó la necesidad de reducir en 75% el consumo de los recursos naturales, limitar la contaminación a un 50% y reducir la natalidad en un 30% para hacer sostenible la vida en el futuro. Costeau, el científico que cobró celebridad por sus profundos estudios de los océanos afirmó, poco antes de morir, que "la humanidad ha causado más daño físico a la Tierra en el siglo XX que en toda la historia previa del género humano, con la proliferación nuclear, los residuos radioactivos, el mercado negro de los materiales de fisión, la destrucción de los bosques, la contaminación de los ríos y de los mares." Y agregaba "El sistema de mercado en el que vivimos crea el consumismo. Afirmo que el ciudadano carece de información, o mejor dicho, los medios de difusión lo intoxican con desinformación y la publicidad induce a las personas a comprarlo todo, incluso, cosas que no necesitan para vivir Los gobiernos no se preocupan del modo de vida que estamos deparando a las nuevas generaciones e, incluso, las Naciones Unidas que conocen estos proble- mas, se limitan a hacer recomendaciones, y nunca toman decisiones efectivas". Desde 1956, el consumo se ha multiplicado por seis y el planeta ha duplicado su población; el consumo de combustibles fósiles se ha multiplicado por cinco, las capturas marinas se han cuadruplicado y se ha duplicado el consumo de madera. Pero, el consumismo ha crecido de manera irregular, porque el 20% más rico del planeta acapara el 86% del consumo, dejando solo el 1,3% para el 20% más pobre. La ONU certifica estas cifras cuando informa que un niño nacido en el mundo desarrollado, él solo, a lo largo de su vida, consume más y produce más contaminación que medio centenar de niños nacidos en países poco desarrolla- dos. Carl Sagan dice que el siglo XX será recordado por tres innovaciones, sin precedentes: 1) Unos medios para salvar, mejorar y alargar la vida, 2) Otros para destruirla y, por primera vez, con el riesgo de hacer desaparecer toda la civilización, y 3) Un conocimiento, inimaginado, de nosotros mismos, y del univer- so que nos rodea. Escribió, además, que si se han creado mortales armas estraté- gicas, eso significa que la ciencia y la tecnología forman un arma de dos filos, y, sin embargo, el microcosmos abierto por la biología molecular, comparando gen por gen, nos prueba la profunda similitud en la evolución biológica del hombre y el chimpancé, animal con el que compartimos el 99,6% de nuestros genes, lo que confirma que ellos son nuestros parientes más próximos. Aunque no son tan destructivos.